Entrada al blog de noviembre

“¡¡¡BIENVENIDO… ¿OTOÑO?!!!”

              Este año la estación del Otoño ha entrado un poco tímida a nuestros días, pues no podemos hablar aún de un clima otoñal como tal, sobre todo con días en los que las temperaturas ascienden a 22 grados y tenemos que aparcar las chaquetas en casa.

Bien es cierto, que aunque la temperatura no sea la esperada para esta época, ya hemos tenido que guardar la ropa de verano y sacar la “manga y el pantalón largo”. Podemos aprovechar con nuestros pequeños estas simples tareas para explicarles  cómo debemos adecuar nuestras prendas de vestir a la diferente estación. También, pueden echarnos una mano, ofreciéndoles la posibilidad de tener responsabilidades aptas para su edad, (hablamos de edades 2-3 años).

En general, para el resto de niños y sobre todo para los más observadores, podemos trabajar los cambios en el paisaje producidos en estos días. Los árboles se quedan sin hojas, éstas se han vuelto de un color amarillento y marrón, los animales se refugian por el frío en sus “casas”, el rocío cubre los campos por la mañana… No podemos olvidar que es importante ir explicándole a los niños todo lo que a su alrededor ocurre, para ellos mismos lleguen poco a poco a sus conclusiones y por tanto al aprendizaje, pues éste se encuentra intrínseco hasta en las cosas mínimas.

Es importante que dejemos que nuestros pequeños manipulen todo lo que les rodea (siempre bajo supervisión y cuando no entrañe peligro), pues la manipulación y el contacto con los objetos, es la materia prima de las experiencias que les llevarán a adquirir conceptos en sí.

La estación del Otoño, nos ofrece un amplio abanico de actividades para realizar con nuestros pequeños y aprovechar esos días de frío o lluvia, para quedarnos en casa pero no por eso, privarnos de estar en contacto con lo natural. Ayudemos a nuestros niños a que sean personas creativas, resolutivas, imaginativas…

El equipo de Tres Colores, quiere ofrecer diversas ideas para garantizaros un ratito de disfrute con vuestros pequeños.

ACTIVIDAD CON NIÑOS DE 0-1 AÑOS

Tabla sensorial

En conocimiento del mundo exterior, llega a nuestros días a través de los diversos sentidos, y las diferentes texturas, tamaños, formas, son ideales en estas edades para trabajar con nuestros bebés.

Os proponemos elaborar con ellos una tabla sensorial. Para ello necesitamos un tablero o cartón de unos 40×40 cm, siempre con las esquinas redondeadas (en caso de si es madera) para restar peligrosidad. En nuestra tabla vamos a pegar lo siguiente: en torno a una esquina palitos y tronquitos pequeños de árbol; en torno a otra esquina, hojas; en otra esquina piñas, y en la restante podemos pegar musgo. Siempre buscando elementos que tengan rugosidad y forma muy dispar entre sí, para aumentar el número de estímulos en el niño.

A continuación expongo un ejemplo de tabla sensorial.

Imagen 0

ACTIVIDAD CON NIÑOS DE 1-2 AÑOS

Árbol con tampones

La coordinación óculo manual a estas edades va siendo un poco más precisa y es importante trabajar este aspecto con ellos, de cara a futuros objetivos como por ejemplo, comer solitos. Por ello, os proponemos una actividad sencilla y en la que se trabaja entre otros, éste aspecto.

Usaremos un folio/cartulina DIN-A4 en la que dibujaremos el tronco de un árbol (para aquellos papás que sean menos artistas, internet tiene gran cantidad de platillas). Usaremos corchos de vino o champán, que serán nuestros tampones de tinta improvisados. La idea es decorar nuestro árbol con tonos de otoño, de modo que usaremos colores como: marrón, amarillo, rojo. Cada corcho/tampón corresponderá a un color. Iremos poco a poco rellenando con “hojas” nuestro árbol. Es una manualidad sencilla y enriquecedora, donde además de la coordinación óculo manual, trabajamos otros aspectos como: concepto sucio-limpio, higiene autónoma, creatividad, colores, clasificación…

A continuación, adjunto un ejemplo de la actividad.

Imagen 1

ACTIVIDAD CON NIÑOS DE 2-3 AÑOS

Clasificaciones y seriaciones con elementos del otoño.

Aprovecharemos una salida con nuestros pequeños para recoger frutos del otoño, hojas, ramas… Una vez en casa, hablaremos de todo lo que hemos recogido, de sus características, lo manipularemos. Lo veremos por separado y luego lo juntaremos.

Cogeremos unos boles, cajitas, bolsas… y el adulto, introducirá un elemento diferente al resto en cada uno de dicho recipiente. Animaremos al niño a que vaya cogiendo un objeto de los anteriormente vistos y lo introduzca donde corresponda. Así iremos clasificándolos. Cuidado ante las erratas! nunca regañar como tal, solo matizar en las características del objeto para que el niño por su razonamiento llegue a la solución certera.

Podemos hacer también con estos elementos seriaciones: piña-castaña-piña-castaña… como se observa en las imágenes de ejemplo.

Imagen 2

Imagen 3

 

TRES COLORES